El 75% de los españoles manifiesta que no podría vivir sin movil

nomofobia

“¡No sin mi móvil!” podría ser el nuevo lema español. Y es que, según el estudio IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente’ realizado por rastreator.com, 3 de cada 4 españoles manifiesta que no podría vivir sin teléfono móvil (creanme, en otro tiempo se vivió), y lo que es más alarmante: un 28,3% confiesa que padece nomofobia (adicción al móvil), aumentando un 10% respecto al año anterior.

Si bien es cierto que el uso excesivo del móvil se suele atribuir más a los millenials, que superan las cinco horas diarias de actividad en este dispositivo, cada vez está más extendido a todas las edades: el uso del móvil entre los adultos de 55 a 65 años supera ya las dos horas y cuarto. No obstante, es cierto que entre los jóvenes los datos son preocupantes: casi la mitad de los usuarios entre 18 y 24 años (un 45,3%) reconoce padecer adicción al móvil, aunque se percibe un descenso de las horas de actividad y una voluntad generalizada por un consumo responsable.

Lo cierto es que el móvil se ha convertido en un dispositivo multifunción, que no pasa únicamente por el ocio, sino que es ya una herramienta imprescindible para el trabajo e incluso para la gestión de las finanzas de muchas personas. Tanto es así que el 44% de los españoles reconoce estar pendiente del móvil constantemente, incluido cuando está con familias y amigos, y un 52% reconoce que mirar su dispositivo es lo primero que hace nada más despertar. Este impulso se extiende incluso a la conduccion: un 16,6% admite que mira el teléfono cuando está conduciendo pese a las sanciones y el peligro que conlleva, porcentaje que se incrementa en 3 puntos porcentuales respecto al año 2016.