Errores típicos de LinkelIn

rrores típicos de LinkelIn

En la siguiente entrada nos referiremos a los típicos errores que pueden cometer los usuarios de LinkelIn. Tengamos en cuenta que esta plataforma se ha convertido en una de las preferidas de los profesionales que emplean en Internet para crear un sello personal.

Una red social enfocada en el entorno profesional que se utiliza para hablar del trabajo y de las capacidades en ese plano, y lo que es aún más importante, para contactarse con otros profesionales y con responsables del sector de recursos humanos.

Si bien el objetivo de la red es ese, la gente puede emplearla para otros fines. Existen una serie de comportamientos en los que terminan generando complicaciones. A esto deberemos agregarle una serie de comportamientos en que caen algunos usuarios, lo que termina generando que en lugar de ser algo positivo tener un perfil en ella, se convierta en un lastre.

Uno de los errores más comunes y frecuentes es terminar compartiendo ‘filosofía barata’. Se tiene que evitar crear una marca persona intentando posicionarse con mensajes que buscan ser profundos. Los usuarios tienen que mostrarse como proactivos, tener actitudes motivacionales.

Algunas frases o ideas que se colocan pueden ser complicados, tirarse flores a uno mismo podría llegar a ser contradictorio. Lo mejor es ser neutral, sensato y limitar las emociones.

No debemos confundir esta red social con Facebook, son dos cosas totalmente diferentes. Facebook es una red social de tipo personal, LinkelIn es una red social enfocada en el aspecto profesional. Les tienen que separar una de otra y sus usuarios tienen que tener bien en claro estas diferencias. Por ejemplo, en LinkelIn no está bien visto compartir memes. Si se podrán compartir fotos y otros contenidos personales, pero siempre que tengan un valor profesional.

Es importante pensar bien lo que se va a compartir y evaluar qué dirá eso de nosotros. Compartir cosas que simplemente nos harán ver como buenas personas no tiene demasiado sentido en este caso, lo importante siempre es compartir información profesional. Un claro ejemplo de ello es el de las personas que suben sus rutinas de trabajo para que todo el mundo las vea, en realidad no aportan mucho y a casi nadie le importa.