Anunciarse en la Super Bowl: 1 millón de euros más que en 2021

Super Bowl
Comparte este artículo:

Doritos, Uber Eats, BMW, Pringles, Wallbox, Pepsi, Amazon, Budweiser, Nissan o la plataforma de inversión en criptomonedas Crypto.com figuran en la lista de las marcas que se anunciarán en la final de la Super Bowl, que se celebró este domingo en el estadio SoFi de Los Ángeles y que enfrentará a los Bengals de Cincinnati y los Rams de la ciudad angelina.

La Super Bowl se ha convertido en un evento que trasciende ya lo puramente deportivo para convertirse en motor de consumo no solo en Estados Unidos sino a nivel mundial.

Así, esta edición apunta a ser récord, ya que la NBC, cadena que retransmitirá en directo el encuentro en Estados Unidos, cobrará 6,5 millones de dólares (5,7 millones de euros) por cada spot de 30 segundos durante el codiciado descanso del encuentro.

Esta cifra supone un millón de dólares más que en 2021, a pesar de que entre 2020 y 2021 la audiencia cayó en más de nueve millones de espectadores, lo que evidencia un cambio de tendencia en los hábitos de consumo televisivos, en un contexto de mayor competencia y en el que tampoco se puede descartar el efecto directo de la pandemia.

De esta forma, el anuncio de Crypto.com, que estará protagonizado por el actor Matt Damon y que abrirá la tanda de publicidad, se perfila como uno de los más esperados por la polémica que generan estos productos, aún no regulados, pero ya permitidos como anunciantes por la NBC, que ha ampliado el rango temático de productos y servicios que se pueden publicitar en este encuentro.

Otra novedad que se espera es la vuelta del humor a los spots tras anuncios menos optimistas como los de la edición de 2021, en plena ola de contagios.

«Al interés que ya existía en España por los eventos deportivos se está sumando el fenómeno ‘gaming’ y de los ‘eSports’, que crece de manera exponencial. Las marcas necesitan conocer cómo actúan estos consumidores para poder relacionarse con ellos y responder a sus demandas», ha explicado el director de Rebold Communications España, David Cascant.

Por su parte, la española Wallbox emitirá su primer anuncio en la Super Bowl, concretamente un spot de quince segundos en el que se presenta a un superviviente de un rayo que tiene miedo a la electricidad, excepto cuando utiliza su Wallbox.

La responsable de Marketing de la firma, Bárbara Calixto, ha destacado que la Super Bowl es el «mejor momento» para lanzar el primer anuncio de la firma en Estados Unidos. «Al ver lo sencillo que es utilizar Wallbox para cargar el coche eléctrico, como vemos con Seth, el anuncio anima a todos los espectadores a confiar en la electricidad a la vez que nuestra acción es respetuosa con el medio ambiente. Como decimos, si Seth puede hacerlo, tú también puedes», ha asegurado.

Se dispara el consumo de cerveza, alitas y pizza

Una final que disparará el consumo de los estadounidenses, que disfrutarán en hogares y bares en familia o con amigos de esta final de la NFL, así como de los telespectadores que disfruten del encuentro en cualquier parte del mundo.

Según los datos ofrecidos por Rebold, en 2021 se consumió en Estados Unidos por valor de 14.000 millones de dólares (12.285 millones de euros) alrededor de la Super Bowl, incluyendo las distintas categorías de gasto (tanto en el hogar como en establecimientos o viajes) y a pesar de las restricciones por la pandemia.

Para este año, el gasto en alimentación volverá a crecer, ya que se estima un consumo de 1.400 millones de alitas de pollo, lo que implicaría sacrificar a 700 millones de pollos solo para cubrir la demanda de este encuentro, pero también hay una alta demanda de guacamole, por lo que según el Grupo Aguacatero Mexicano (GAM), solo este año supondrá importaciones a Estados Unidos superiores a las 133.000 toneladas, frente a las 40.000 toneladas de 2018.

Según los datos, tres de cada cuatro espectadores de la Super Bowl beben cerveza durante el encuentro. Así, el gasto en cerveza supera los 1.200 millones de dólares (1.053 millones de euros), frente a los 570 millones en licores destilados (500 millones de euros) y los 650 millones de dólares (570 millones de euros) en vino.

Mientras que la American Pizza Community calcula en 12,5 millones las pizzas vendidas el día de la Super Bowl, con un coste de casi 200 millones de dólares (175,5 millones de euros), o cadenas de restauración como Domino’s Pizza que aseguran servir alrededor de dos millones de unidades durante el partido, un 40% más que cualquier otro domingo del año.

De esta forma, se calcula que los estadounidenses gastan casi 300 millones de dólares (263 millones de euros) en patatas fritas para ver este encuentro deportivo.

Más Noticias

Dejar respuesta