Más de 1.300 millones de smartphones contarán con reconocimiento facial en 2024

Más de 1.300 millones de smartphones contarán con reconocimiento facial en 2024
Comparte este artículo:

Los sistemas de reconocimiento facial se han integrado por completo en la vida cotidiana. Gracias a este mecanismo, numerosos lugares se basan en el uso del rostro para desbloquear móviles, sacar dinero, pagar en establecimientos o realizar controles en aeropuertos. Estos ejemplos ilustran la gran variedad de aplicaciones que tiene esta tecnología, la cual poco a poco va abriéndose camino en el ámbito de los dispositivos móviles, tanto a nivel de hardware como de software.

En este sentido, un estudio realizado por Juniper Research indica que el hardware de reconocimiento facial, como es el Face ID de los últimos iPhones será la forma de hardware biométrico de los smartphones que más rápido se extenderá mundialmente. En concreto, cerca de 800 millones de dispositivos móviles contarán con esta función y 4.600 millones dispondrán de sensores de huella digital para 2024.

Al parecer, la mayoría del reconocimiento facial de los dispositivos móviles se seguirá basando en software, por lo que se estima que esta capacidad estará presente en más de 1.300 millones de dispositivos dentro de cuatro años.

El avance de esta tecnología se debe al desarrollo en el campo de la inteligencia artificial, con el arduo trabajo de compañías, como iProov y Mastercard, quienes aportan autenticación por reconocimiento facial lo suficientemente potente como para ser utilizada para pagos y otras tareas determinadas.

Por su parte, Juniper Research anima a todos los proveedores que adopten la inteligencia artificial para crear nuevas capacidades, lo cual se traducirá a una cartera de clientes más considerable. Hasta el momento, todas las previsiones apuntan a que a la hora de usar el método de pago contactless, será sobre todo el servicio de huella dactilar el que tomará la delantera en el mercado, frente al reconocimiento facial.

De hecho, el autor del estudio, James Moar, ha explicado que “muchos consumidores están acostumbrados a realizar pagos biométricos basados en las huellas dactilares, tanto para los pagos sin contacto como para los pagos remotos. Esa familiaridad y la continua inclusión en los teléfonos inteligentes hará que sea difícil de desplazar en muchos mercados”.

Por otro lado, la tecnología Eye Tracking ya se encuentra presente en muchos ámbitos de la vida a través de múltiples aplicaciones. Por ello, lejos de que cese su uso, se espera que durante el año 2020 se produzca un auge para el cual estudios internacionales apuntan que el mercado global crecerá en un 27,4% anual hasta el año 2025. Se prevé que avance en campos como la sanidad, la industria, la logística, el marketing o los transportes.

Más Noticias

Dejar respuesta