El coronavirus modifica los hábitos de consumo de los españoles

Comparte este artículo:

Durante las últimas semanas y tras la declaración de la cuarentena, las personas se han visto obligadas a quedarse en sus hogares. Este necesario aislamiento, sin embargo, no solo ha alterado hábitos cotidianos, sino también la manera de consumir. El comparador Acierto.com ha analizado cuáles han sido estos cambios y cómo están afectando al bolsillo.

La compra del súper: picos de hasta el 145%

En España, si bien en un principio la gente se decantaba por productos de primera necesidad, luego el carrito empezó a llenarse de productos “capricho”. Esto hizo subir la venta de la harina y de productos para repostería (60%), la cerveza (45%) y los aperitivos (44%).

No obstante y a pesar de la compra “capricho”, los datos revelan una creciente preocupación por la economía –9 de cada 10 encuestados se mostraron preocupados al respecto–, la situación en la que quedarán las empresas y el desempleo tras la crisis del coronavirus.

También se cambió la manera en que se hacen las compras, incluso más allá de las distancias de seguridad. Muchos consumidores han optado por llevarlas a cabo a través de la página web de los supermercados. Y, según acierto.com, se ha detectado un incremento de este tipo de búsquedas (supermercado + compra online) de hasta el 809% en algunos casos, con especial incidencia a finales de marzo.

Tal es la demanda, que se han registrado picos de venta de más del 145%, aunque la media se sitúa en el 80%. Las cadenas se han visto obligadas a reforzar sus servicios a domicilio para responder a este patrón de consumo que ha saturado sus listas de espera y ha retrasado las listas de entrega semanas enteras.

Las compras online, en auge

Por otra parte, durante la cuarentena y fruto también del home office, las redes IP han registrado subidas de tráfico de más del 40%. Algo que se ha traducido, entre otras cuestiones, en un incremento de las ventas online de más del 55%.

No obstante, la escalada no ha sido igual para todos los productos. Destacan aquellos relacionados con la práctica deportiva, así como la venta de juegos de mesa, videojuegos, las suscripciones a servicios de streaming, los productos farmacéuticos y el mobiliario. Como era de esperar, también se han incrementado exponencialmente las búsquedas online para comprar barbijos y máscaras que nos protejan contra el coronavirus.

No ha ocurrido lo mismo con el sector de la moda ni con el del entretenimiento offline. Solo durante el mes de marzo las plataformas y apps de venta de entradas y espectáculos sufrieron una caída estrepitosa. Respecto al retail u outlet, ha experimentado un declive del 70%.

Una época dorada para la comida a domicilio

Y si bien no podemos salir a restaurantes, muchos no renuncian a comer “fuera de casa”… pero dentro de casa. ¿Qué significa esto? En concreto y en algunas franjas horarias, se pide hasta siete veces más comida a domicilio.

Hay que tener en cuenta que el delivery ya se había disparado durante los últimos años.

Consumo energético y gasolina

Por otra parte y aunque el consumo energético global ha descendido notablemente fruto de la paralización de parte de la industria, no lo ha hecho el de los hogares. Aquí entran en juego el uso del horno, el microondas, la loza radiante, la televisión y otros aparatos electrónicos como las consolas y computadoras.

Sin embargo, del otro lado encontramos el consumo de gasolina, que se ha reducido marcadamente.

El impacto económico del coronavirus

Más allá de lo comentado y dada la preocupación económica actual, el comparador de seguros acierto.com estima que la interrupción provocada por la pandemia de COVID-19 (y una vez pasada) nos convertirá en consumidores más prudentes y cautelosos.

La tendencia, además, obligará a las empresas a reinventarse y a repensar sus modelos de negocio para sobrevivir en un mundo cada vez más digitalizado y dar respuesta a las nuevas necesidades del consumidor.

Más Noticias

Dejar respuesta