Los seguros de comunidades de propietarios contribuyen a la convivencia vecinal

Seguro Comunidad de Propietarios

Aunque en un primer momento algunos vecinos se resisten a contratar seguros de comunidades de propietarios por no ser obligatorios, a la larga y cuando aparecen las eventualidades, carecer de seguro puede plantear un problema aún mayor en la convivencia de una comunidad.

Uno de esos problemas podría ser una demanda por responsabilidad civil, y no sólo por la cantidad que se puede reclamar, sino porque, además, habría que sumar los honorarios para una defensa jurídica que normalmente suele estar en las pólizas más básicas. Ante estas contingencias, la morosidad y desentendimiento de algunos vecinos puede llegar a crear enfrentamientos entre ellos.

En España, sólo en las comunidades autónomas de Madrid y Valencia es obligatorio tener una póliza que cubra los riesgos de incendios y daños a terceros en las comunidades de propietarios. Pero pese a no ser obligatorio, según el estudio ‘Vecinos en comunidad’ de la aseguradora Mutua de Propietarios, 9 de cada 10 comunidades de vecinos tienen contratado un seguro que cubre posibles eventualidades.

En edificios de propietarios durante el año ocurren muchos sucesos, robos, incendios, daños en el mobiliario, rotura de cristales, asistencia sanitaria, alojamiento en caso de desalojo y, tener que hacer frente a los gastos o a una derrama por cualquiera de estas eventualidades puede causar fricciones en la relación entre vecinos.

Según el informe ‘Estamos Seguros’ de la Asociación Empresarial del Seguro, en 2016 se produjeron algo menos de 740.000 incidentes en comunidades de propietarios, uno cada 43 segundos, y la principal causa serían las roturas producidas por el agua, seguida por los fenómenos atmosféricos y la tercera, la rotura de cristales.

En Madrid es donde más incidentes se registran, más de 240.000 percances en el año 2016, uno cada poco más de dos minutos; seguida de Barcelona, con unos 150.000 percances, Valencia, Málaga y Alicante.

De no haber tenido seguro, por ejemplo, sólo en Cataluña las comunidades de vecinos deberían haber desembolsado 90 millones de euros para paliar los daños sufridos en sus propiedades, esta misma factura en la Comunidad de Madrid fue de 73 millones de euros.

Si al día se suelen registrar unos 2.500 incidentes, tener la comunidad de vecinos desprotegida no es una buena idea, aunque en algunos casos el problema les llega al tener contratada una póliza que cubre las necesidades del edificio. Por este motivo, habrá que analizar bien que ofrece cada seguro de comunidades de propietarios, ya que muchas compañías ofrecen desde planes básicos que mantienen el edificio a un precio ajustado, hasta otras más completas que tienen una amplia cobertura y además incluye servicios premium.

Estos servicios al final redundan en el bienestar de la comunidad que disfruta por ejemplo de control de plagas, eliminación de grafitis, análisis de la factura eléctrica, inspección técnica de la edificación y certificado de la eficiencia energética del edificio, como en el caso del seguro de Mutua de Propietarios.