Inteligencia artificial automatizará el 69% de las actividades directivas en 2024

Comparte este artículo:

El uso de la Inteligencia Artificial (IA) y de otras tecnologías emergentes, como los chatbots y los asistentes virtuales ya forman parte de las empresas. Entre los beneficios que aporta el integrar este tipo de tecnología, se destaca una mejora en el servicio en la atención al cliente, en la actividad profesional y en los procesos dentro de la misma compañía.

En este sentido, la consultora Gartner estima que el 69% de las tareas rutinarias de los directivos serán automatizadas para 2024. Partiendo de este contexto, la vicepresidenta de investigación de Gartner, Helen Poitevin, ha indicado que “el papel del manager o del director será objeto de una completa revisión durante los próximos cuatro años”.

En la actualidad, estos ejecutivos suelen necesitar tiempo para rellenar informes, actualizar información de todo tipo, y aprobar y supervisar planes de acción y otras tareas. Gracias a la IA, podrán automatizar estas tareas meramente administrativas y utilizar menos tiempo en organizar a sus equipos, invirtiéndolo en seguir aprendiendo, en gestionar mejor el rendimiento, y en fijar nuevos objetivos, según explica Poitevin.

Sin duda alguna, el rol de los directivos seguirá evolucionando como consecuencia de la implantación gradual de la IA y de todas esas tecnologías emergentes. Por lo que, se espera que crezca su grado de responsabilidad e influencia a sus equipos de trabajo, dejando a un lado las tareas administrativas, que quitan tiempo y productividad a su actividad. La tecnología facilitará su rutina diaria y les dará la oportunidad de asumir otras obligaciones con más margen, más tiempo, y más garantías.

En realidad, los expertos de Gartner, es decir, los directivos encargados de integrar soluciones e impulsar el uso de la Inteligencia Artificial en los procesos de la compañía ya se consideran responsables de mejorar la experiencia laboral de los empleados, de desarrollar sus habilidades y de construir la política de uso responsable de esta tecnología dentro de su organización.

Estos nuevos perfiles serán testigos de una transición gradual hacia una mayor automatización de las tareas de gestión, en conformidad con el hecho de que esta funcionalidad esté cada vez más disponible en más aplicaciones empresariales.

Se estima también que la automatización será responsable de producir un cambio que tendrá su reflejo en equipos más diversos dentro de las empresas. Por ejemplo, la IA posibilitará que los trabajos sean más accesibles para profesionales afectados por alguna discapacidad o que se encuentren en riesgo de exclusión social y laboral.

Asimismo, esta tecnología podría reducir la escasez de talento que, según el 75% de los directivos responsables de recursos humanos, afecta hoy en día a la mayor parte de las grandes empresas.

Más Noticias

Dejar respuesta