El complejo funcionamiento de la predicción del tráfico de Google Maps

El complejo funcionamiento de la predicción del tráfico de Google Maps
Comparte este artículo:

El servicio Google Maps ha triunfado en el mundo de los mapas gracias a sus predicciones de tráfico y sugerencias de rutas alternativas, dos funciones que dependen totalmente de una gran cantidad de datos y de una potente Inteligencia Artificial. La aplicación es imprescindible para la gente que llega a recorrer cada día más de mil millones de kilómetros repartidos en 220 países y territorios.

No obstante, la predicción del tráfico y señalar cuál es la mejor ruta son procesos muy complejos, por ello la firma ha decidido explicar su funcionamiento. Para empezar, los datos de localización ayudan a establecer el tráfico actual, el inconveniente está en que no permite saber cuál será el tráfico dentro de 20 o 50 minutos. Más bien, esta función le permite al usuario saber cómo está la carretera en ese momento.

Sin embargo, el servicio de mapas de Google también aporta predicciones para las carreteras basándose en los patrones históricos de tráfico. De esta forma, la compañía cuenta con información sobre las carreteras, los momentos del día y la velocidad a la que transitan los vehículos para que el algoritmo de la firma establezca patrones y genere predicciones.

tráfico Google Maps

A su vez, las predicciones gozan de un 97% de precisión gracias al trabajo de DeepMind, aún así los buenos resultados no se han mantenido durante la pandemia de Covid-19, ya que los confinamientos han disminuido el tráfico en diferentes países y la reapertura del tránsito se ha regulado de alguna manera.

En este contexto, Google ha tenido que actualizar los algoritmos, tener en cuenta los patrones históricos de tráfico más recientes, concretamente entre las dos y las cuatro últimas semanas, para ser más ágiles a la hora de prestar servicio.

Otra característica que destaca en Google Maps es que aporta rutas alternativas para evitar las carreteras más concurridas. Los algoritmos determinan aspectos como, el estado de la vía, si está llena de barro, si no está bien asfaltada, su amplitud o si cuenta con un trayecto más directo.

Todos estos datos se obtiene gracias a fuentes gubernamentales locales, las cuales informan de límites de velocidad, accidentes o peajes, y a la experiencia en tiempo real de los usuarios. Partiendo de las predicciones de tráfico, junto con el tráfico en tiempo real, Google Maps reformula las rutas en base a las condiciones y los incidentes en carreteras cercanas para que el usuario pueda llegar sin problemas a su destino.

Más Noticias

Dejar respuesta