La robotización e innovación impulsan cinco veces más los ingresos

La robotización e innovación impulsan cinco veces más los ingresos
Comparte este artículo:

La inversión en aspectos como la robotización y la innovación impulsa hasta cinco veces más los ingresos de las compañías, según indica un estudio del catedrático de economía e investigador de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, Joan Torrent.

En concreto, el informe se ha centrado en analizar la actividad y los resultados de 1.190 compañías catalanas durante 25 años, es decir, desde 1991 hasta 2016, período en el que se ha observado cómo las empresas robotizadas e innovadoras consiguen ingresar hasta cinco veces más que aquellas que no lo están.

No obstante, el informe revela que los empresarios catalanes no saben sacarle partido a las potencialidades de la revolución 4.0 que se vive en la actualidad. Esta tendencia no ha impedido que el avance de la tecnología se haya ido introduciendo en el mundo empresarial en las últimas décadas, hasta doblar la presencia de robots en las compañías.

Un ejemplo de ello es que, sólo dos de cada diez firmas contaba con un robot para realizar alguno de sus procesos automatizados en los años noventa, mientras que esta cifra aumentó hasta rozar el 40% en 2016. No cabe duda de que, el uso de maquinaria aporta una gran ventaja competitiva para las empresas, ya que aquellas compañías que no utilizan este avance llegan a ser un 75,5% menos eficientes.

El estudio de Torrent también ha destacado el hecho de que la tecnología no tiene por qué generar una pérdida de trabajo para los humanos, aunque tampoco se tiene indicios de que consiga crearlo. Desde su percepción, la tecnología puede reducir el empleo a corto plazo, pero también lo crea de otro tipo al cabo de un tiempo.

Por su parte, los conceptos de digitalización y automatización de los procesos que singularizan a la economía 4.0 no implican únicamente cierto gasto de dinero en software o cableado, sino que también significa adaptar la compañía a nuevos contextos estratégicos y organizativos. De modo que, las firmas deberían adaptar su formación y cualificación de todos los trabajadores que manipulan los robots, incluyendo a los directivos.

“Las relaciones de complementariedad tecnológica no se están traduciendo en mejoras de la productividad, lo cual nos da un toque de atención sobre las otras dimensiones de la generación de valor que habría que adaptar para explotar todo el potencial de la transformación digital”, ha resaltado Torrent.

El estudio también llega a la conclusión de que todavía hay compañías que no aceptan de la misma forma la llegada de las nuevas tecnologías. En este sentido, las pymes se destacan por realizar una menor inversión en este territorio, lo que se traduce a peores balances. Como resultado, se crea un mapa empresarial dividido entre aquellas empresas que se adaptan a las nuevas tecnologías y aquellas que se quedan atrasadas y tienen más problemas para seguir el ritmo tecnológico.

Asimismo, el ámbito empresarial ha adoptado en las últimas décadas términos como team building o coaching, haciendo referencia a la construcción de equipos con relaciones interpersonales fuertes o al entrenamiento individual para conseguir competencias u objetivos. Dentro de estas tendencias, se une la realidad virtual.

Más Noticias

Dejar respuesta