La nueva normalidad trae consigo los pagos con tarjeta

La nueva normalidad trae consigo los pagos con tarjeta
Comparte este artículo:

El sector del consumo y comercio ha presentado un escenario cambiante durante la pandemia, período en el que los consumidores han marcado nuevas tendencias y han aumentado otras ya existentes, como es el caso de la aceleración del comercio electrónico.

La crisis sanitaria también ha traído consigo cambios a menor escala, posiblemente menos notables en el día a día de las personas. Por ejemplo, el consumidor ahora se decanta más por el pago con tarjeta bancaria, dejando a un lado el dinero en efectivo, según indica la compañía Nielsen.

En concreto, los usuarios pagaban al contado el 61,2% de las ocasiones de compra antes de la pandemia, pero la cifra ha bajado hasta el 45,5% entre los meses de marzo y mayo. Sin embargo, el uso de la tarjeta de crédito o débito ha crecido un 54,1%.

Esta tendencia deja claro que la crisis sanitaria ha tenido cierto impacto en el comportamiento del consumidor y en sus hábitos de consumo. En general, el sector del comercio ha registrado un descenso de visitas a los establecimientos del 13%, mientras que ha aumentado un 20% el ticket medio de compra, lo que se traduce a una salida en masa a las tiendas más propia de Navidad que del verano, optando el cliente por pagar más con tarjeta.

Un factor importante que ha influido en el uso de la tarjeta de crédito han sido las recomendaciones sanitarias que aconsejan no usar dinero en efectivo y evitar las visitas al cajero automático. A pesar de que esta actividad ha sido una de las pocas que se han mantenido durante la etapa de confinamiento, las salidas al banco han sido menos frecuentes, un comportamiento que se espera mantener durante un tiempo.

Respecto al gasto en las operaciones al contado o con tarjeta, cabe destacar que el 54% de los consumidores solía gastar más con tarjeta antes del surgimiento del nuevo virus, mientras que el 45% se decantaba por el dinero en efectivo.

Ahora bien, una vez con la pandemia la diferencia aumentó hasta 34 puntos. De forma que, dos de cada tres euros que se gastan al hacer una compra han solicitado un PIN y sólo un euro de cada tres se han entregado directamente desde la cartera.

Este cambio de paradigma está muy relacionado a otro sector que ha crecido enormemente también durante la crisis sanitaria, como es el e-commerce. Gracias al florecimiento de este tipo de comercio, los consumidores han utilizado más el pago electrónico o con tarjeta, digital y no físico, profundizando en ese progresivo abandono de billetes y monedas, que parecen haber entrado en declive.

Más Noticias

Dejar respuesta