Prohibidos en Twitter los anuncios políticos de pago

Twitter controlará tuits ofensivos de políticos

La red social Twitter anunció este pasado miércoles una nueva medida en sus contenidos, que prohíbe realizar campañas electorales de pago dentro de la plataforma. Los responsables de la red social sostienen que la libertad de expresión seguirá estando asegurada, y que la medida tan sólo afectará a las publicaciones políticas pagadas.

La nueva decisión, que ha sido acogida por todos los usuarios con una gran controversia, se llevará a cabo a partir del próximo 22 de noviembre. Aproximadamente un año antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Con ella se prohibirán tanto las campañas como las cuestiones políticas controvertidas de pago, y en ningún caso la medida afectará a lo que los usuarios puedan decir libremente en la plataforma.

Con esta decisión Twitter, pretende no influir en el “compro” de voto asegurando que los usuarios tengan una mayor independencia a la hora de decidir por qué partido político decantarse. Así mismo lo anunció en un comunicado el Consejero Delegado de la compañía, Jack Dorsey, que sostiene que han decidido parar todos los anuncios políticos a nivel global porque “creen que estos mensajes políticos deben ganarse, no comprarse”. Así lo explica también en un hilo de Twitter.

Dorsey también detalló algunas de las razones que han llevado a la red social a actuar de este modo y afirmo que, “aunque la publicidad en Internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales“, ese mismo poder conlleva “riesgos significativos en el entorno político”, pues puede ser utilizado para “influenciar a votantes y afectar las vidas de millones de personas”.

La noticia fue publicada justo cuando Facebook, uno de sus competidores directos, se vio envuelto en una nueva polémica tras permitir la publicación de anuncios políticos con contenidos que sean demostrablemente falsos. Noticia a la que Dorsey también criticó en su hilo de Twitter.

La nueva medida adoptada por la famosa red social supone un gran cambio en el panorama político actual si comparamos con años anteriores. Un ejemplo claro de ello fueron las elecciones presidenciales en 2016 de Estados Unidos, en las que la plataforma tuvo una representación clave que además le valió fuertes críticas.

Twitter plantea un nuevo panorama que por el momento ha generado muchas dudas y mucha controversia en su entorno. Sin embargo, la compañía se mantiene firme en un horizonte que claramente se presenta interesante y con numerosas incógnitas. ¿Tendrá la decisión el impacto esperado?, ¿funcionará de la manera que Dorsey propone?, ¿se apoyarán los partidos políticos en otras plataformas?