Javier Yuste, cofundador de Binfluencer: “una aventura llena de altibajos, complejidades, días malos y muchos buenos”

Comparte este artículo:

Una persona inquieta, activa y postiva. Así es como se define a sí mismo Javier Yuste, cofundador y CEO de Binfluencer, una compañía española que ya afronta su cuarto año de existencia.

Binfluencer nació aprovechando las oportunidades que ofrecía el mercado de la época. El compromiso es “dar servicio integral en las campañas de marketing de influencia”, afirma Javier. Se trata de una herramienta que combina la inteligencia artificial con la tecnología machine learning, y cuyo objetivo destaca en ayudar a las marcas a encontrar al mejor influencer para sus campañas en Redes Sociales.

Javier Yuste, al mando de Binfluencer, es un emprendedor que lleva creando negocios desde los 14 años y que asegura no querer parar nunca; “Soy el típico perfil hiperactivo. Empiezo una tarea y termino haciendo 10 a la vez”, nos comenta. “Todo en la vida me lo he construido poquito a poco, por eso valoro mucho cada piedra que pongo en el camino sin olvidar donde comenzó todo”, afirma.

Un apasionado del mundo del motor, que además de dirigir su propia compañía, mentoriza otras startups que se encuentran en el mismo punto que Binfluencer hace 4 años con la intención de ayudar a los demás, algo que asegura que le encanta.

Para conocer un poco más acerca de Binfluencer, de su fundador, y de los retos, desafíos y oportunidades de emprender, Javier Yuste nos ha concedido una entrevista en la que hemos podido descubrir de primera mano el apasionante y valiente mundo del emprendedor.

¿Cómo surgió la idea de crear Binfluencer?

En 2016 Jesús San Román, (COO de Binfluencer) y yo, Javier Yuste, (CEO de Binfluencer) buscábamos potenciar nuestra marca de calzado, Vono Italian Flair. Para ello, decidimos realizar una campaña de marketing con influencers. Nos sorprendió mucho descubrir que era un mercado que no estaba bien estructurado. Resultaba ambiguo para el anunciante y, en muchos aspectos, era difícil acceder a él.

De esa necesidad de resolver un problema propio surgió este proyecto con el que queremos dar respuesta a todas las empresas que se ven en esa misma situación. En 2017, cuando la iniciativa aún estaba en una fase muy inicial, se sumó Iván Martín (CTO de Binfluencer), que  completa el equipo fundador.

Nuestra primera idea, fue crear una especie de escaparate que permitiera adquirir los productos que promocionaban los influencers, pero la logística resultaba muy compleja… Buscamos otro modelo. Se nos ocurrió que a los anunciantes les resultaría útil un espacio en el que pudieran localizar qué influencers representan mejor sus valores de marca y ayudarles a gestionar las campañas y las tarifas. Así fue cómo nació Binfluencer.

Fuisteis los primeros en abriros paso en este sector, ¿cómo fueron los inicios de la empresa y en qué punto os encontráis ahora?

Como cualquier proyecto que empieza y debe arrancar, ha sido una aventura llena de altibajos, complejidades, días malos y muchos buenos. Emprender es una montaña rusa llena de sorpresas, pero confiamos en nuestro proyecto y estamos seguros de que al marketing de influencia le queda mucho recorrido. Binfluencer se adaptará a las nuevas tendencias que el mercado vaya adoptando.

Hemos pasado de ser solo 3, los socios fundadores, los que empezamos la aventura, a un equipo de 15 personas en la oficina de Madrid, y de ahí, a ser una empresa global con servicio internacional. Actualmente tenemos oficina en Chile con un equipo de 3 personas para operar en toda América del Sur y en breve abriremos en México.

En cuanto a los servicios que ofrecemos, cuando empezamos nuestra plataforma integraba solo perfiles de Instagram. Ahora, acabamos de integrar YouTube y el próximo paso será incorporar otras redes (TikTok, Linkedin, etc).

¿Cómo ha sido para Binfluencer abrirse paso en un entorno internacional?

Cuando hablamos de Redes Sociales las fronteras geográficas no tienen cabida. Nos movemos en un mundo en el que la globalización es una realidad. El hecho de que nuestros anunciantes se encuentren físicamente en España no quiere decir que no puedan beneficiarse de trabajar con influencers de cualquier otra parte del mundo.

La tecnología nos permite conocer qué perfiles tienen más afinidad con nuestra audiencia y no tienen porqué estar ubicados en el mismo país. Por ejemplo, un youtuber español que emite desde Japón puede resultar el influencer más adecuado para nuestra marca, aunque no esté físicamente en el mismo país.

Cuando se trata de clientes, el tema puede resultar más complicado. Contamos con una plataforma de Inteligencia Artificial, de tecnología propia, que nos hace únicos y nos permite ofrecer servicios muy avanzados, pero no deja de ser un mercado complejo en el que hay mucha competencia por acaparar los presupuestos de marketing.

Algunos éxitos y obstáculos que os hayáis encontrado por el camino…

Hemos pasado de todo como muchas startups, desde empezar sin dinero, sin un equipo sólido al principio, sin contactos en el sector, etc. La verdad que lo importante es no pararse y todo se va solucionando por el camino, la constancia es la clave.

Como obstáculos pues destacaría momentos en los que estábamos cortos de capital al principio y necesitábamos recibir inversión en menos de 2-3 semanas para no cerrar la compañía. Como momentos de éxito, el crecimiento que hemos ido teniendo de forma constante.

Es probable que Instagram oculte los likes en sus publicaciones, ¿cómo afectaría esta nueva medida a vuestra compañía?

Aunque aún es pronto para hacer valoraciones absolutas, la verdad es que esta medida no parece estar afectando mucho a los influencers. Por nuestra parte, precisamente nuestro trabajo ha sido desde el comienzo analizar los perfiles mucho más allá de un número de likes o de seguidores.

Antes de que se ocultaran ya existía el problema de que algunos influencers los compraban. Para nosotros, y para el marketing de influencia, ese tipo de prácticas eran muy perjudiciales. En Binfluencer, gracias a la tecnología más avanzada, a algoritmos propios y herramientas de Inteligencia Artificial y Machine Learning, somos capaces  de facilitar a nuestros clientes la toma de decisiones basándonos en datos objetivos y contrastados.

Para analizar los perfiles de cada influencer, tenemos en cuenta una serie de parámetros que nos permiten calibrar la calidad real de sus seguidores (si son usuarios reales o son robots), su engagement y su frecuencia de interacciones. Comprobamos más de 20 variables, entre ellas los perfiles e intereses de su red o su ubicación geográfica, y con todos esos inputs ofrecemos a las marcas una selección de influencers que comparten su mismo target y pueden representar adecuadamente sus valores para dotar a la campaña de un elevado porcentaje de éxito.

Entre las últimas novedades, se ha descubierto que son muchos los influencers y usuarios que compran seguidores falsos en sus cuentas de Instagram. ¿Cómo hacéis frente a este hecho desde Binfluencer para ofrecer un servicio real y de calidad?

Es cierto que hay quienes promueven la compra de seguidores o de likes. Con una búsqueda sencilla en la web podemos encontrar portales que nos venden paquetes de 1.000 followers desde 13 dólares o paquetes de 500 likes por 34 dólares.  Es una práctica que ha demostrado estar muy extendida. En los 10.000 influencers analizados en un estudio de la Universidad de Baltimore, el 25% de los seguidores resultaron ser falsos.

Se ha llegado a cifrar en 1.300 millones de euros las pérdidas que supone para las empresas que invierten en marketing de influencia (un 15% del total invertido), así que es fácil entender que esta práctica nos perjudica a todos.

Desde Binfluencer utilizamos herramientas de Inteligencia Artificial que no solo detectan los seguidores y los likes falsos, sino que nos dan una visión mucho más completa y más amplia de cada perfil para comprobar si existe afinidad real con la marca. No se trata solamente de que sean perfiles que publican regularmente contenido de calidad y mantienen el engagement con la audiencia, también es importante que haya coherencia entre los valores de marca y la imagen del influencer.

Trabajáis tanto con influencers de Instagram como de YouTube, ¿qué diferencia a los influencers de ambas plataformas a la hora de elaborar una campaña?

La incorporación de YouTube a nuestro sistema nos ha permitido, en primer lugar, incorporar más de 1 millón de nuevos perfiles, que en muchos casos solo difunden contenido en esta red.

En segundo lugar, nos da la posibilidad de desarrollar campañas multiplataforma que permiten transmitir con mayor profundidad el mensaje de los anunciantes y llegar a su audiencia en diferentes redes y con diferentes formatos: fotografías, vídeos, mención de la marca, vídeo promocionado exclusivo, etc. Dependiendo del presupuesto de la campaña se podrán combinar las acciones y compensar las diferencias de coste entre ambas redes, ya que, a día de hoy, YouTube sigue siendo más “cara” que Instagram en lo que a publicidad se refiere.

La plataforma de Binfluencer ofrece al anunciante un instrumento único de gestión que facilita todo el proceso: desde el momento del briefing y difusión del contenido hasta el tracking y reporting final de la campaña.

El marketing de influencia es un sector que está creciendo exponencialmente, ¿qué retos os deparará el futuro en este entorno?

El sector del Marketing de Influencia es una evolución de la publicidad tradicional para adaptarse a las nuevas tendencias que marca y demanda la sociedad. Se trata de un mercado con apenas seis años de vida que se encuentra en pleno auge: en 2014, en Estados Unidos se estimaba su tamaño en 375 millones de dólares, y un año después alcanzaba los 1.500 millones. Sólo en Instagram el volumen de negocio en 2019 superará los 1.000 millones de dólares, y los expertos estiman que en 2020 su peso global se situará entre 15.000 y 20.000 millones de dólares.

En España, las empresas han invertido más de 8.500 millones de dólares en 2019 en marketing de influencia y se espera que sean 10.000 en 2020, de acuerdo con el el último estudio de la internet advertising bureau (iab).

Hoy todo gira alrededor de las RRSS y las marcas no pueden pasar por alto esta nueva manera de llegar a un público joven que crece cada día, que da mucha importancia a la imagen, que busca constantemente recomendaciones, que elige dejarse influir por aquellas personas y que quiere que marquen su estilo.

Al final, casi todo se mide en términos de conversión y si este modelo de marketing convierte, si convence a los usuarios, sin duda se convertirá en una prioridad para las marcas. Si los anunciantes pueden contar con herramientas como Binfluencer, con la que trabajar con tarifas establecidas según parámetros reales del mercado y obtener informes completos que detallan el alcance, la efectividad y los resultados de la campaña, estaremos avanzando en la profesionalización de un sector que tiene mucho que decir en los años venideros.

¿Por qué crees que os eligen vuestros clientes?

Creamos Binfluencer porque nos dimos cuenta de lo complicado que era para un anunciante recurrir a este mercado, que tiene un potencial enorme. Las marcas eligen muchas veces al influencer con el que trabajar por la cantidad de seguidores que tiene, por los likes, por motivos ajenos a sus perfiles en redes… y pagan lo que les pide el influencer, que decide sus tarifas de forma arbitraria.

Nosotros ofrecemos una herramienta basada en Inteligencia Artificial y Deep Learning que nos permite establecer las tarifas conforme a parámetros objetivos. Nuestros clientes no tienen que negociar con los influencers. En ese sentido, nuestro papel es profesionalizar un mercado que estaba poco o nada sistematizado.

Nuestros clientes pueden manejar directamente la plataforma de manera autónoma, transparente, sabiendo de antemano lo que les va a reportar su inversión, gracias a la compleja tecnología que hay detrás. Una vez que finaliza la acción tienen todos los informes que necesiten, completos y fáciles de entender. Por todo esto, contratan a Binfluencer.

¿Cómo es un día trabajando en la compañía?

La verdad que aquí depende mucho de quién hablemos. Mis días son completamente diferentes, y más ahora que estamos justamente abriendo oficina en México, se puede entender fácilmente lo complicado que es coordinar todo.

En general en Binfluencer los días son muy amenos, tenemos un equipo maravilloso que es como una pequeña familia y la gente está muy a gusto. Tratamos de que haya mucha flexibilidad con los días de trabajo en remoto, hacemos actividades todos juntos para seguir creando esas relaciones personales que para nosotros son las bases para tener un buen equipo unido.

¿Cuáles son las lecciones más importantes que ha adquirido emprendiendo su propio negocio?

No hay que pararse nunca, la clave es la constancia y la ejecución. No hay que desaprovechar nunca una oportunidad por mucha pereza que sientas porque siempre hay un potencial cliente, un posible inversor o socio donde menos te lo esperes. Creo que hay que obligarse a estar en movimiento.

Eso sí, creo que es importante tomar buenas decisiones, dejarse aconsejar por quien te quiere bien y sabe, porque tomar malas decisiones te puede hacer retroceder bastante.

Con la experiencia y perspectiva adquirida como emprendedor, ¿qué consejo darías a alguien que está empezando a crear su propio negocio digital?

Emprender es como una montaña rusa, hay días en los que lo ves todo negro pero te das cuenta de que no son tan malos; los días buenos, también hay que tomarlos con cautela y no pensar que está todo hecho…

A quienes empiezan, les diría que persigan su sueño, que fijen bien los objetivos y que tengan claro que el camino es duro, pero el aprendizaje es inmenso y compensa.

Personalmente, ¿qué es lo más positivo y enriquecedor que le ha ofrecido esta compañía?

Cada día es un nuevo aprendizaje. El proyecto en sí y todos los procesos son super enriquecedores, no sabría destacar solo una cosa, es simplemente imposible. Es un crecimiento personal que aumenta exponencialmente día tras día, y es de lo que más orgullosos estamos.

Más Noticias

Dejar respuesta