El e-commerce y la omnicanalidad recuperan las pérdidas producidas en la pandemia

El e-commerce y la omnicanalidad recuperan las pérdidas producidas en la pandemia
Comparte este artículo:

La pandemia de Covid-19 y las recurrentes cuarentenas han acabado con muchos comercios tradicionales y compañías que se benefician de la movilidad, la exposición y la presencialidad. De modo que, cualquier acción por parte de dichas empresas se ha visto limitada y sus recursos han ido bajando.

En este punto, la mayoría de los analistas del mundo hispanohablante y de la zona occidental han coincidido en que este sería el peor año para emprender un nuevo negocio o para invertir en compañías. A diferencia de estas predicciones, la compañía de venta online de neumáticos Pitstop24 ha aumentado sus ventas, sobre todo cuando se decía de volver a la “nueva normalidad”.

Y es que, viendo el éxito de las tiendas online es como las empresas se han dado cuenta de la importancia de digitalizar sus negocios y apostar por el comercio electrónico y la omnicanalidad. Gracias a estas estrategias de negocio, muchas empresas han conseguido recuperar las pérdidas económicas producidas durante la pandemia.

A pesar de que las acciones se desplomaron repentinamente debido al shock inicial de la expansión de la pandemia, el mercado ha conseguido adaptarse rápidamente gracias a los canales digitales, como es Internet.

Por ejemplo, Amazon ha sido una de las firmas que no ha dejado de crecer durante la crisis y también fue la primera en responder de forma logística para ajustarse a la nueva situación. De hecho, la compañía tuvo acceso a los bienes que ayudaban a prevenir el Covid-19, así como a los alimentos necesarios, aspectos que han ayudado a que obtenga beneficios periódicos.

Conscientes de la necesidad de digitalizarse, muchos países han emprendido iniciativas para remontar su economía a través del canal online. Este es el caso de Colombia, donde el gobierno lanzó una serie de políticas que facilitaron el comercio electrónico, con jornadas educativas vía online y ayudando a los empresarios a adquirir un espacio web.

Ahora bien, no todos los sectores han podido aliviar su retraso económico a través del canal online. Claramente, el mercado turístico que lleva años apostando por el comercio electrónico ha visto cómo sus transacciones han bajado estrepitosamente, mientras que el entretenimiento, la tecnología, la salud y la alimentación han ganado una mayor importancia.

Gracias al gran impulso tecnológico de este año, la economía digital se hace cada día más compleja, segura y brinda mejores oportunidades, nuevas profesiones y nuevos campos para desenvolverse como emprendedor o como trabajador de una empresa.

Todas las compañías que se vieron obligadas a tener un sitio en Internet para poder ofrecer sus productos y servicios dieron lugar a un crecimiento enorme en las áreas técnicas del desarrollo y el diseño web, así como para redactores, estrategas, marketeros y creadores de contenido que tenían y tienen algo que aportar a esta creciente industria.

Más Noticias

Dejar respuesta