La gran competencia exige a las clínicas dentales realizar mejores estrategias de marketing

Antes las necesidades de la población, siempre existirá alguien que pretenda aprovecharse. Por ello, Dentistas Unidos de España (DUE) está en una constante lucha por preservar los valores de la profesión e informar y defender a los usuarios de posibles fraudes o engaños en el marco de promociones de nuevas clínicas. “De acuerdo con DUE, se ha detectado hasta 4 puntos en los que la publicidad es engañosa o ilícita. Se trata de que los precios anunciados en web o redes no corresponden con los que finalmente se refieren al tratamiento o existe vulneración de la Ley de Crédito al Consumo y de la normativa sobre precios”, señalan diferentes dentistas en Murcia. DUE está atento a todo para que, en Madrid, Valencia, Sevilla, Murcia, por nombrar algunas de las ciudades españolas, se ofrezca un servicio dental digno y de calidad. Por ello acudieron a un notario para levantar acta notarial de las clínicas y sus respectivas páginas web. Este trámite llegará ante los Juzgados de lo Mercantil por la realización de publicidad ilícita y por competencia desleal. “Dejando constancia por fedatario público, podremos acreditar ante el Juzgado de lo Mercantil las ilicitudes de la publicidad, solicitando su retirada y prohibición futura de realizar tal publicidad”, explica la agrupación en su perfil de Facebook. Y es así como DUE va rellenando la profesión de la odontología con profesionalismo, con un perfil de solidaridad único. Por ejemplo, el siguiente caso es de una empresa con máscara de “solidaria”, que anunció descuentos del 60 al 100% para los pacientes sin recursos. “Un montaje de una empresa de publicidad para “hacer caja” con un simple listado de dentistas a los que cobra mensualmente por estar ahí, y que aprovecha la falta de regulación que todavía existe en nuestro país”, rechaza DUE. La organización explica en su sitio web que su actuación pretende ser complementaria con la que llevan a cabo los Colegios profesionales de dentistas y clínica dentales, como en Murcia o Madrid, comprometidas con esta causa. “Entendemos que en unos tiempos en los que las instituciones colegiales viven momentos de acoso y un futuro incierto, es fundamental el resurgir de un movimiento asociativo fuerte que constituya un soporte y apoyo para los mismos”. Por otra parte, recientemente la Alianza por un Futuro Libre de Caries (ACFF) ha presentado una versión de ‘El Puzzle de la Caries’ para que los pacientes conozcan así aquellos elementos para luchas contra esta afección que afecta al 60-90% de la población infantil en edad escolar y casi al 100% de los adultos en todo el mundo.
Comparte este artículo:

A principios de los 2000, los odontólogos eran una de las profesiones con mejor porvenir, la sociedad española ya no solo acudía al dentista por si tenía caries o alguna otra enfermedad bucal, empezaba a preocuparse por el aspecto de sus dientes. Los brackets comenzaron a hacerse normales, pasaron de ser algo al alcance de los más ricos a ser un tratamiento usado por muchos.

En los adolescentes era donde más proliferaban estos aparatos dentales, en cualquier instituto era normal ver a decenas de jóvenes con ellos. Los odontólogos comenzaron a ser profesionales que vivían muy bien, ganaban mucho dinero, y como es normal, muchos se metieron corriendo en la carrera universitaria de odontología, todos querían formar parte de ese buen porvenir.

Todos esos jóvenes que se metieron en la carrera se fueron graduando, y año tras año se han ido multiplicando hasta convertir a España en uno de los países con más dentistas y odontólogos hay por el número de ciudadanos del país. Esto se ha traducido en mucha más competencia, e incluso nuevas formas de afrontar el negocio, como las cadenas de clínicas low-cost. Que a pesar del gran número de estafas que han cometido muchas, siguen siendo una buena opción para todos aquellos que su economía no pasa por el mejor momento.

Tanta competencia ha provocado que las clínicas hayan tenido que mejorar en sus estrategias de marketing y publicidad para conseguir atraer y mantener a sus clientes. Un ejemplo son los dentistas en Tetuán, este barrio de Madrid donde hay muchas clínicas, provoca que se utilicen estrategias como la primera consulta es gratuita, descuentos por traer familiares o amigos, packs de tratamientos, como por ejemplo ortodoncia más blanqueamiento posterior, etc.

Pero esto mismo sucede con los dentistas en Madrid Centro, con las clínicas dentales en Zaragoza o con los dentistas en Getafe. Es un problema extendido en todos los grandes núcleos poblacionales de España. Desde el Consejo General de Dentistas se quiere controlar el número de graduados al año, para poder manejar un número correcto de profesionales y evitar así el paro y la excesiva competencia.

Más Noticias

Dejar respuesta