Reino Unido vetará los anuncios de comida basura en televisión en horario infantil

Reino Unido vetará los anuncios de comida basura en televisión en horario infantil
Comparte este artículo:

El Gobierno de Reino Unido ha anunciado que a partir de 2023 prohibirá la emisión en televisión de anuncios de comida con altos niveles de grasas, sal y azúcar, la conocida como «comida basura». Esta medida será efectiva en la franja televisiva considerada horario infantil, es decir, antes de las 21:00 horas, con la intención de prevenir los malos hábitos sobre todo en los más pequeños. Todo ello deriva de la promesa del Gobierno de Boris Johnson de afrontar la creciente crisis de obesidad entre la población británica.

La televisión no será el único medio afectado ya que, en lo que respecta a la publicidad de este tipo de productos en soportes digitales, esta será vetada completamente, también en 2023.

En cuanto al impacto que esta medida pueda tener, The Guardian estima que en el caso de la televisión se traduciría en unas pérdidas de 200 millones de libras, cifra que aumentaría hasta los 400 millones en lo que respecta a la publicidad digital.

Tal y como recoge el medio inglés, la prohibición de anuncios en línea afectaría a todas las formas de marketing digital pagadas, desde anuncios en Facebook hasta anuncios en buscadores como Google, promociones a través de mensajes de texto o acciones promocionales en redes sociales como Instagram y Twitter.

Habrá excepciones en la nueva medida

La entrada en vigor de esta norma, prevista para 2023, contará con algunas excepciones. Así, seguirá estando permitida la publicidad exclusiva de marca, tanto en televisión como online, siempre y cuando no aparezcan productos catalogados como «comida basura». De la misma manera, las empresas podrán seguir publicitándose en sus propias páginas web, así como en sus redes sociales.

Asimismo, algunos productos estarán excluidos del veto, como es el caso de la mermelada o la miel. Tampoco se verán afectadas las pequeñas y medianas empresas, es decir, de menos de 250 empleados, que continuarán anunciando este tipo de alimentos. Además, las compañías que forman parte de la cadena de suministro de la industria alimentaria también estarán exentas de esta medida.

Por último, los anuncios de «comida basura» emitidos a través de medios de audio como podcasts y radio, o la publicidad exterior en vallas, carteles, autobuses o estaciones, no se verán afectados. Asimismo, la norma y la lista de productos incluidos en la misma se revisará y actualizará cada cierto tiempo.

Imagen destacada de Shaafi Ali en Unsplash

Más Noticias

Dejar respuesta