Los jóvenes son más propensos a compartir información alimentaria no saludable en redes

Redes sociales
Comparte este artículo:

Según ha desvelado el Informe Triptolemos, la población española más joven otorga una mayor credibilidad a los influencers que a las evidencias científicas, en relación a la alimentación, ya que se ha demostrado que tienen una mayor predisposición a compartir información en las redes sociales que promocionan aspectos de la alimentación no saludable.

El informe, en el que participan 23 expertos(sociólogos, psicólogos, áreas de nutrición, periodistas, etc), ha analizado el impacto de las redes sociales en los hábitos alimentarios de los adolescentes en una primera etapa de forma cualitativa. Para ello se han creado tres grupos de trabajo que abordan el tema desde diferentes perspectivas (Grupo de trabajo de redes sociales y alimentación en adolescentes, Grupo de trabajo iniciativas de la administración y de la sociedad civil y el Grupo de trabajo programas formativos curriculares).

Los menores consultados tienen edades comprendidas entre los 10 años y los 23 años y se han dividido en tres grupos: de 10-13 años (etapa pubertad), de los 14 a los 16 años (etapa de adolescencia) y de los 17 a los 23 años (etapa de adolescencia tardía) y residen en Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha, Ceuta y Melilla y Murcia.

Los resultados del estudio muestran que, a mayor juventud de la audiencia, mayor porcentaje de seguimiento de influencers, y que no todas las redes sociales se utilizan igual y con la misma intensidad. Se está produciendo una segmentación en el consumo de aplicaciones. Los adolescentes están más dispuestos a compartir publicaciones que promocionan la alimentación no saludable en las redes. Esto convierte los famosos retos y concursos en las redes como un recurso peligroso.

Al respecto, el grupo de trabajo que analiza las redes sociales indica que la asociación generalizada de redes sociales y adolescentes requiere matices, pues no todas se utilizan igual y con la misma intensidad y añaden que se ha observado una segmentación en el consumo de las principales redes sociales (Instagram, Facebook, Tik Tok, Youtube, Whatsapp, Twitter), lo que ofrece un perfil diferente para cada una de ellas.

Un aspecto que se ha puesto de manifiesto en el informe, según los expertos, son las lagunas formativas del sistema educativo español en temas relacionados con la alimentación y la nutrición. Una formación alimentario-nutricional en estas etapas resulta necesaria como «herramienta para reforzar la conciencia crítica ante mensajes confusos y a veces contradictorios sobre una dieta saludable». «Se evidencia que hay una prevalencia de referirse solo a los productos y no al conjunto de la dieta, aspecto este que debería corregirse», ha señalado el presidente de la Fundación Troptolemos, José Pio.

Así pues, los expertos han señalado que este asunto tiene especial relevancia al tener en cuenta los datos cuantitativos que arroja el informe y que muestran que la cifra de población adulta que sufre de obesidad en España no para de aumentar. Los investigadores afirman que, si no se cambia la tendencia, en 2093 como más tarde habrá en España y en otros países de la Unión Europea mayoría de población adulta con obesidad.

Más Noticias

Dejar respuesta