Jimcrick, la herramienta para detectar acoso infantil en las redes sociales

Comparte este artículo:

Jimcrick es un servicio dirigido a niños de entre 8 y 14 años que ha sido desarrollado por la empresa Not Alone Digitally (NAD) para ayudar a detectar el acoso infantil a través de las redes sociales e informar a los padres de lo que está sucediendo con la seguridad de sus hijos a través de Internet.

Fue Óscar Trabazos quien se animó a crear esta aplicación después de haber desarrollado para el Ministerio del Interior una herramienta que permitía detectar amenazas terroristas en Internet. Su preocupación como padre, ya que uno de sus hijos padece el síndrome de Asperger, es precisamente lo que le impulsó para crear y diseñar esta plataforma que protege a los menores tanto del acoso sexual como del bullying a través de las redes sociales.

Junto a otros dos socios nació Jimcrick que, a partir de la inteligencia artificial, detecta si un niño está siendo acosado y envía a los padres un mensaje informándoles de la situación que está viviendo el pequeño. Además, también les guiará en la forma de actuar.

Cómo funciona Jimcrick

El objetivo principal de esta nueva plataforma es la de leer y escuchar las redes sociales. De esta forma, saltará una alarma ante determinadas palabras o ante un cambio de conducta en el niño en las conversaciones. Cuando el programa detecta esto, saltará la alerta en una aplicación instalada en el móvil de los padres.

Para poder realizar este seguimiento, los padres deben introducir en el sistema las direcciones que usa su hijo en las redes sociales, es por ello que aconsejan que la decisión de su uso sea familiar y que el menor esté enterado del proceso.

“La máquina aprende de los patrones del niño y cruza datos para crear un índice de peligrosidad”, afirma Daniel Pérez, uno de los creadores de Jimcrick. Los niños no necesitarán instalar nada. Simplemente tendrán que dar acceso a los padres a sus plataformas digitales a través de las contraseñas. Además, el niño también deberá consentir, vía correo electrónico, que acepta ser monitorizado.

“La intención es dar respuesta a la socialización digital de la familia y acompañar a los hijos en la aventura digital. Los padres necesitan informarse al ser conscientes de los riesgos y tener las herramientas precisas que puedan ayudarle. Cuanto más tecnológico es el ser humano, más humana debe ser la tecnología”, han comentado desde la empresa que ha creado la herramienta.

El lenguaje en la app, la forma de detectar el acoso

Para dar la alarma, la herramienta analiza varios factores: Por un lado, el lenguaje del menor y por el otro su conducta, como por ejemplo la de no contestar a determinados mensajes.

Al cruzar estos datos, la plataforma remitirá un aviso a los padres sobre una conducta poco habitual del niño. En estos casos, un grupo de psicopedagogos infantiles les indicará a los padres cómo actuar y, sobre todo, se les aconsejará que hablen con el menor antes de tomar cualquier decisión. Al cabo de dos días, se envía otro mensaje para saber si realmente se ha constatado la existencia de algún tipo de acoso en las redes sociales.

Jimcrick también es capaz de detectar el ciberacoso sexual de un adulto hacia un menor. En este caso, no solo se estudiará el lenguaje o la conducta. También el envío de fotos o amenazas. En estas situaciones, si se afirma el ciberacoso, la empresa recomienda a los padres que denuncien el caso.

Más Noticias

Dejar respuesta