Google no es un odontopediatra

odontopediatra

Seguro que más de una vez lo has hecho: a tu hijo le duele la boca y has recurrido a internet para ver si es normal o no que, a su edad, los pequeños sufran dolor bucodental. Este recurso lo utilizan muchas personas antes de acudir, de manera presencial, a su odontopediatra en Madrid o ciudad habitual, pero, además en ocasiones, Google se acaba convirtiendo en un peligroso sustituto médico.

De hecho, según los datos recogidos por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI), el 60,5% de los españoles utilizan la red para realizar consultas sobre salud dental y general, y 1 de cada 5 también realiza consultas en redes sociales.

Este dato revela que confiamos a Google nuestra salud dental y general, e incluso la de nuestros hijos, de lo que ya están advirtiendo médicos y dentistas en Madrid: “este recurso tiene una doble vertiente: puede crear hipocondría al diagnosticar graves enfermedades que no son reales o, por el contrario, puede hacer que no sean diagnosticadas enfermedades que, en caso de acudir a un especialista, podrían ser paliadas”.

Así, puede ser que al niño le duelan las encías porque le están saliendo los dientes o que el dolor bucal sea por problemas de bruxismo o caries y que, al no acudir a su odontopediatra, los síntomas se intensifiquen y el problema se agrave.

Lo cierto es que Internet se ha convertido en el libro de cabecera de la mayor parte de la población; sin embargo, aunque es muy útil para realizar consultas de cualquier tipo, en el plano de la salud, los resultados han de ser tomados con precaución, ya que el usuario no tiene criterio para filtrar la veracidad de las respuestas y tomar por ciertos diagnósticos relacionados con nuestra salud o la de nuestros seres queridos, pueden implicar consecuencias no deseadas.

Es por ello que las autoridades madrileñas de todas las especialidades sanitarias advierten a los padres sobre el mal uso de internet en el ámbito sanitario y recomiendan que cuando se realicen búsquedas relacionadas con la salud de los pequeños, se hagan en páginas oficiales de autoridades médicas y, en cualquier caso, no se sustituyan por las visitas regulares a su pediatra u odontopediatra en Madrid.