Xbox Box Game Pass alcanza los 15 millones de suscriptores

Comparte este artículo:

Microsoft ha comunicado que su Game Pass, el servicio de suscripción para la plataforma Xbox (ya sea en PC o en las consolas de la compañía), que incluye un catálogo de más de 100 videojuegos que se renueva semanalmente, ha alcanzado ya los 15 millones de suscriptores a nivel global. Al mismo tiempo, la compañía sigue realizando movimientos, como la reciente compra de la editora Bethesda, que la sitúa en una buena posición para la nueva guerra de consolas que comenzará este otoño cuando lleguen al mercado las nuevas consolas Xbox Series y la PlayStation 5 de Sony.

Xbox Game Pass, que cuesta en las consolas Xbox 10 euros al mes, y que está disponible para los usuarios de PC en una versión beta que cuesta sólo 5 euros, es una apuesta muy fuerte que los expertos han llamado el “Netflix” de los videojuegos: por el pago de la cuota, el usuario puede descargarse a su ordenador o consola cualquiera de los más de 100 títulos disponibles. Pero la revolución consiste en que no se trata de juegos cualquiera: todas las grandes producciones de los estudios propiedad de Microsoft están en este servicio desde el día en el que salen al mercado. Es decir, juegos que cuestan alrededor de 70 euros si no tienes la suscripción, como todas las entregas de las series Forza, Halo o Gears of War, se incluye desde el primer día en el servicio sin aumentar un euro la cuota.

Ahora, Microsoft ha anunciado que los suscriptores de su Game Pass son ya 15 millones, 5 más que en abril de este año. La explicación no sólo es el fuerte incremento en el consumo de contenido digital propiciado por la crisis de la COVID-19: la enorme apuesta que Microsoft está haciendo por este servicio también tiene mucho que ver. Recientemente, la compañía llego a un acuerdo con Electronic Arts, uno de los mayores editores de videojuegos del mundo, para integrar en el Game Pass el catálogo EA Play, más de 60 juegos que incluyen entregas de series de tan importantes como FIFA, Mass Effect o Need for Speed (no se incluyen los lanzamientos más recientes de EA, como FIFA 21, pero así hay muchos títulos famosos y de calidad). Y esta misma semana saltó el bombazo: Microsoft ha comprado el estudio de desarrollo Bethesda. Nada más y nada menos que 7.000 millones de dólares ha costado la adquisición de la compañía propietaria de series tan importantes como Fallout o Doom. Juegos que ahora estarán disponibles en el Game Pass y cuyas nuevas entregas es previsible que sólo lleguen a PC y las consolas de Microsoft.

Preparados para luchar contra Sony

El resumen es claro: el 15 de noviembre llegan a las tiendas españolas las dos nuevas consolas de Microsoft, Xbox Series S y Xbox Series X. El 19 de noviembre, desembarcará PlayStation 5, la nueva máquina de Sony y sucesora de la actual reina del mercado de las consolas de sobremesa, PlayStation 4. Y Microsoft lo ha preparado todo para que esta sea la primera generación en la que logra alzarse con la corona del sector. La compañía ya no vende una consola, vende un ecosistema, un servicio de suscripción que ofrece un catálogo de videojuegos de primer nivel a un precio nunca visto en este mercado. Y que, encima, ha dado el salto a la nube: los usuarios de la versión Ultimete del Game Pass, la que por 13 euros al mes aúna las suscripciones para consolas y PC, pueden probar la versión beta de un nuevos servicio que permite jugar en la nube a juegos del Game Pass en dispositivos Android.

Es un órdago en toda regla, una baza ganadora para enfrentarse a PlayStation. La consola de Sony es un referente de la cultura popular en las últimas décadas, la marca que tiene los juegos amados por más usuarios (si dejamos fuera a Nintendo, que con su Switch no compite tan directamente con Sony y Microsoft), y una enorme inercia que hace que muchos jugadores de todo el mundo identifiquen videojuegos con PlayStation. Pero ahora se enfrenta a una de las compañías más grandes del mundo, que está respaldando a su división de videojuegos con un músculo económico inigualable y que además está diseñado buen hardware, buenos servicios y buenos videojuegos para sus usuarios. El mercado de las consolas parece lo bastante grande para que haya dos gallos en el gallinero, y ahora a Sony no le va a quedar más remedio que sacar a relucir todo el carisma de su marca y todo su ingenio para competir con el rival más duro al que se ha enfrentado en sus ya cinco generaciones de consolas.

Más Noticias

Dejar respuesta