El boom de los Micro Influencers

influencer

En una década en la que ser “influencer” es el trabajo de moda, la profesión se tipifica y se divide en categorías teniendo en cuenta criterios como el número de seguidores o los contenidos que estos ofrecen. En este ámbito, los “micro influencers” son cada vez más populares y se convierten en el objetivo de las firmas.

Es una realidad palpable que los influencers se han adueñado de la era digital, pero con ella, también han acaparado un gran espacio en el marketing, que cada vez más los utiliza como reclamo para dar viralidad y visibilidad a sus productos. Podríamos decir que son los nuevos gurús de tendencias en las redes sociales.

Hasta ahora, y según indican los estudios en este sector, mayor número de seguidores no siempre es igual a mayor cantidad de alcance. Es en este ámbito, donde los micro influencers han conseguido ganar terreno en un mundo en el que cada vez se hace más difícil destacar.

La respuesta a esta cuestión reside en el término “engagement”, que hace referencia al impacto en una red social de seguidores mediante comentarios, búsquedas o “likes” que estos ofrecen hacia el perfil seguido. Sabiendo esto, lo que se está demostrando, es que la figura de estos micro influencers (entre 5.000 y 25.000 seguidores), genera un impacto sobre sus “followers” de hasta tres veces mayor que un macro influencer (acumulan hasta un total de siete millones de seguidores), según un estudio publicado por el portal de análisis de influencers Heepsy, un buscador para encontrar influencers.

Una de las causas de este éxito inesperado se debe a la “relación” de más cercanía, que se adquiere entre cuentas con menos seguidores, donde la audiencia se traduce en más credibilidad y en algo similar a “una pequeña familia a la que cuidar”.

Sin embargo, el número de seguidores no lo es todo, y como cualquier trabajo que implique una masa de gente que te apoye y siga tu trabajo, se debe nutrir de una serie de compromisos que llevar a rajatabla. Por ejemplo, el reflejo de una marca personal, la cercanía y lealtad con el público y la honestidad con las marcas.

Todo ello nos lleva a reflexionar, ¿calidad y cantidad son compatibles en este entorno? No siempre, pero tampoco es lo más común. Lo que de momento está claro es que en esta loca carrera por ganar fama y recuperar la credibilidad, las marcas corren el riesgo de caer en la irrelevancia.