La startup de movilidad eléctrica Unicorn cae en quiebra

Comparte este artículo:

Unicorn, la startup de scooters eléctricas del cocreador del rastreador de gadgets Tile, está cerrando las operaciones después de gastar todo su dinero en anuncios de Facebook y Google. En un correo electrónico a los clientes, Unicorn dice que carece de los recursos para entregar cualquiera de sus vehículos de dos ruedas por 699 dólares, y que no emitirá reembolsos ya que, “estamos completamente sin fondos”, afirman.

En un correo electrónico de arrepentimiento, el CEO de Unicorn, Nick Evans, dijo que la compañía había “fracasado por completo como negocio” y también que, “ha extendido el costo de este fracaso a los primeros clientes que creyeron en ellos”.

Unicorn surgió hace seis meses como parte de una nueva generación de nuevas empresas de scooter con la esperanza de capitalizar la popularidad en los servicios de alquiler como Bird, la startup de patinetes, y Lime, que también trabaja con patinetes además de bicicletas; al tiempo que se presenta como una alternativa asequible a las scooters compartidas.

Además de tener un perfil llamativo por el aspecto totalmente blanco de sus scooters, sus patinetes estaban equipados con muchas campanas y silbatos de alta tecnología, como el rastreo por GPS o el bloqueo habilitado para teléfonos inteligentes. Incluso, incluía la integración con Tile, la otra compañía de Evans, que usa Bluetooth para rastrear artículos perdidos, como una cartera, llaves o teléfono.

Sin embargo, Unicorn ha caído en la quiebra y ya no existe. La compañía afirma que invirtió todo su dinero en publicidad y marketing, así como en reembolsos de préstamos y otros gastos, quedándose con pocos ahorros para la producción y las entregas de sus vehículos.

El CEO de Unicorn, Nick Evans, escribió en un comunicado que, “desafortunadamente, el costo de los anuncios ha sido demasiado caro para construir un negocio sostenible. Y a medida que el clima siguió enfriándose en los Estados Unidos y más scooters de otras compañías entraron al mercado, se hacía cada vez más difícil vender, lo que provocó un mayor costo para los anuncios y menos clientes”.

La compañía está trabajando en la venta de sus activos restantes para dar reembolsos parciales, pero Evans advierte que incluso esto “parece poco probable”. “Lo sentimos mucho, mucho”, concluye. Se recomienda a los clientes que se pongan en contacto con sus compañías de tarjetas de crédito y disputen los cargos de Unicorn.

Sin embargo, Unicorn no es la única startup de movilidad eléctrica que atraviesa tiempos difíciles. Inboard Technology, una startup de monopatines eléctricos de Santa Cruz, California, actualmente está liquidando su propiedad intelectual y sus activos después de intentar pasarse a los scooters eléctricos. Los 24 empleados con los que contaba ya han sido despedidos.

Por otro lado, otras startups parecen haber tenido cierto éxito a través de un método de marketing más anticuado: el respaldo de celebridades. El e-scooter de Unagi aparentemente es un éxito entre músicos como Kendrick Lamar, Chance the Rapper, Halsey, Steve Aoki y la mega estrella del pop adolescente Billie Eilish, lo que le ha ayudado a recaudar alrededor de 3,5 millones de dólares.

El boom del scooter ha resultado desigual para muchas startups. Las grandes empresas como Bird y Lime pudieron mantenerse a flote a pesar de un modelo de negocio no rentable gracias a las grandes infusiones de capital de los inversores. Pero la terrible economía de la unidad, y la naturaleza estacional del negocio, ha dificultado que las startups más pequeñas se establezcan. Empresas como Unicorn, se enfrentan a enormes costos iniciales que son difíciles de recuperar sin una gran cantidad de pedidos de clientes.

Más Noticias

Dejar respuesta