Last.app revela los fallos más comunes en la digitalización de la restauración

Restaurante

Last.app, startup española especializada en la creación de software para la gestión de restaurantes, expone los fallos más comunes al impulsar la digitalización de un restaurante.

Según datos de la propia startup, la digitalización en los restaurantes reduce en un 66% el tiempo de trabajo dedicado a procesos manuales. De esta forma, se demuestra que la digitalización en la restauración tiene efectos positivos en la mejora de la gestión y la rentabilidad del negocio.

Francisco Gea, director de Marketing de Last.app, destaca que «existen muchas tareas en los restaurantes que son repetitivas y manuales, siempre han sido así y parece que los restaurantes están acostumbrados a eso. Un software puede automatizar y digitalizar muchos procesos haciendo que cada empleado aporte más valor».

Fallos en el proceso de digitalización

1. Desconocer las necesidades particulares del negocio

La ausencia de una estrategia clara de digitalización que no tenga en cuenta los procesos específicos del negocio para saber qué grado o qué digitalización necesita es uno de los principales errores. El desconocimiento del servicio completo que se ofrece, las tareas que lo componen y las propias ventajas competitivas, pueden dificultar el proceso de transformación digital en la restauración.

2. Contratar un software para cada cosa

Muchos restaurantes contratan diferentes servicios de software, generando más carga de trabajo al tener que gestionar cada uno de forma aislada. La unificación de los sistemas en un software multiplataforma, donde se pueda gestionar el negocio, simplificar operaciones y automatizar tareas, así como evitar errores administrativos y de distribución de los pedidos, es la estrategia a seguir para lograr una digitalización eficiente.

3. No hacer investigación de mercado de software

La investigación para identificar el software idóneo y averiguar lo que necesita el restaurante es fundamental en la transformación digital. Contratar la primera opción sin entender si lo que ofrece es lo que el negocio realmente necesita es un fallo recurrente. No se deben adaptar las necesidades a un sistema, sino que el sistema se adapte a las características propias.

4. Promociones digitales aisladas

Las promociones digitales deben tener como objetivo promover el restaurante, aumentar las reservas o fidelizar a nuevos clientes. Cada una de ellas debe seguir una estrategia de marketing que se englobe dentro del plan de digitalización de forma clara y precisa, respondiendo a objetivos concretos y globales, y no llevándolas a cabo de forma arbitraria o independiente.

Más Noticias

Dejar respuesta