En 2020 habrá 20.000 millones de objetos conectados en el hogar

iot. Internet de las Cosas

Internet de las Cosas (IoT) está cada vez más presente en la vida de las personas. De hecho, un informe de Strategy Analytics considera que para finales de 2020 se estima que habrá más de 20.000 millones de objetos conectados.

Si bien hasta ahora el ámbito empresarial ha sido donde el IoT ha predominado, los expertos en Internet de las Cosas consideran que en los próximos años será el ámbito del hogar donde dominen los objetos conectados, y se conviertan así en el sector más importante en esta tecnología.

Por su parte, la consultora Gartner estima que un 67% de los dispositivos conectados mediante Internet de las Cosas existentes en 2020 serán en el ámbito doméstico, como las Smart TV o los electrodomésticos conectados a la red como frigoríficos o lavadoras.

Y es que cada vez son más los hogares que llevan sistemas inteligentes con el fin de optimizar el consumo eléctrico, conseguir un ahorro energético o mejorar incluso la seguridad de las viviendas. Todo ello genera un mayor bienestar de la familia gracias al Internet de las Cosas (IoT).

Analizando los distintos informes que estudian el Internet de las Cosas (IoT), los aparatos conectados que más éxito tienen en la actualidad son aquellos relacionados con la limpieza y la seguridad; aspiradores inteligentes o videoporteros. Son al fin y al cabo sistemas que detectan movimientos alrededor de la casa y emiten señales de alerta al smartphone del propietario.

Además, los sistemas de calefacción son otros de los sistemas que más está demandando conectividad en el hogar dentro del Internet de las Cosas. Ya existen termostatos que, a través de los teléfonos móviles, permiten gestionar la temperatura de las casas desde cualquier punto en el que uno se encuentre mientras exista conexión a internet.

Por su parte, compañías como Movistar, ya tienen disponibles servicios para ofrecer la mejor conectividad en el hogar mediante Internet de las Cosas, que permita a los usuarios sacar el máximo partido de la Red. Por ejemplo, Base App es una aplicación que instalada en el móvil lo convierte en un mando a distancia para gestionar dicha conectividad y ofrecer así la mejor experiencia en el uso del WiFi doméstico.

En concreto Base App permite ver y gestionar el mapa de la red del hogar de modo que es posible ver todos los dispositivos conectados agrupados por categorías (móviles, tablets u ordenadores). También se permite la personalización de todos ellos, así como habilitar el acceso a la conexión o, por el contrario, denegárselo.