Intel presenta en España los nuevos procesadores escalables Intel Xeon

Intel presenta en España los nuevos procesadores escalables Intel Xeon

Intel ha presentado en España su nueva gama de procesadores escalables Intel Xeon. Las prestaciones técnicas, junto su nueva arquitectura interna, los convierten en procesadores específicamente diseñados para los Data centers.

La nueva familia de Intel cuenta con los procesadores Bronze, Silver, Gold y Platinum. La compañía ha renovado totalmente el diseño interno de estos cuatro chips, tratándose del “cambio más grande en arquitectura de procesadores por parte de la empresa”, según ha señalado Antonino Albarrán, director de Tecnología de Intel España, en un evento de presentación celebrado en Barcelona.

Intel Xeon destaca por el nuevo diseño ‘mash’, que a diferencia de otras arquitecturas tecnológicas, conecta todo los núcleos del procesador entre ellos para crear una red interna. Según Intel, este diseño “optimiza el rendimiento, fiabilidad, seguridad y gestión” de los centros de datos.

Con 28 núcleos y hasta 6 terabytes de memoria de sistema, la escalabilidad de Intel Xeon es capaz de dar soporte a sistemas de dos a ocho o más puertos, impulsando cargas de trabajo desde nivel básico a aplicaciones críticas. Estos especificaciones también garantizan un buen funcionamiento en centros de datos y redes de comunicación, según la compañía estadounidense.

Por otra parte, los procesadores Intel Xeon cuentan también con una novedosa arquitectura de memoria que avanza de los cuatro canales de la generación anterior a los seis canales, acelerando de esta forma la interconexión con la CPU. Esta nueva familia también cuenta con hasta cinco veces más operaciones de entrada/salida por segundo (IOPS), todo ello reduciendo la latencia hasta un 70%.

Además de las mejoras en la arquitectura, los procesadores Intel Xeon gozan de nuevas mejoras en los ámbitos de rendimiento, seguridad y agilidad. “Esta nueva gama incrementa su rendimiento en un 65% respecto a las familias anteriores”, ha destacado el director general de Intel España, Carlos Clerencia, añadiendo que se trata del “salto más alto en una nueva familia Xeon”.

El mayor rendimiento garantiza un mejor funcionamiento en diversas cargas de trabajo como la inteligencia artificial, con un aumento en el desarrollo e inferencia de aprendizaje profundo en comparación con la anterior generación; mayor capacidad para operar en sistemas virtuales, y mayores velocidades de transmisión para aplicaciones en conexiones de red.