Podcast: Spotify apuesta e invierte en la nueva revolución

podcast spotify

Spotify tiene a su disposición 50 millones de canciones y apenas una centésima parte de esa cifra en títulos de podcast, archivos multimedia que se pueden descargar y escuchar cuando se desee, pudiéndose también suscribir a través de un programa. Sin embargo, planea invertir un mínimo de 400 millones de dólares más en la compra de varias compañías que se dedican al negocio del audio. Su misión es convertirse en líder mundial en este nicho.

La compañía tras analizar, se han dado cuenta que el podcast es el nuevo filón para hacer crecer el número de usuarios e incrementar los ingresos. En el segundo trimestre de 2018, Spotify alcanzó los 232 millones de usuarios activos al mes en todo el mundo, creciendo la cifra de abonados un 31% más.

No obstante, la compañía lucha trimestre a trimestre para alcanzar la rentabilidad. Según sus previsiones, hay alguna posibilidad de ganar dinero en el tercer trimestre, pero volverán a perder en el cuarto.

Las escuchas se han visto duplicadas

El audio se ha convertido en un elemento esencial en la vida de las personas. Por ello, los usuarios de Spotify que escuchan podcasts permanecen conectados a la plataforma el doble de tiempo que los que solo escuchan música. Y también terminan escuchando más canciones. Es por eso por lo que Spotify quiere invertir recursos para potenciar el podcast.

Para lograr ese contenido diferencial, Spotify compra empresas como Parcast, dedicada a la producción de series, o intenta captar a los creadores, de forma que creen contenido con sus herramientas. Una de las últimas compras de la empresa ha sido la startup SoundBetter, que un marketplace donde ofrecen sus servicios cantantes, compositores, músicos, creadores de audio, productores, distribuidores, ingenieros de mezclas, etc.

Es también una forma de lanzar artistas propios, algo parecido a lo que hace Netflix al producir sus propias series o películas, de forma que se pueda de algún modo reducir la factura que Spotify paga a las grandes discográficas por pinchar sus canciones. Hoy por hoy, es el mayor gasto de la plataforma sueca.