El eye-tracking revoluciona el mundo de la automoción y el marketing digital

La empresa tecnológica vasca Irisbond, lanza el primer software de eye-tracking que podrá hacer posible conducir un coche con tan sólo la mirada. Esta aplicación de fabricación 100% española que en principio esta pensada para personas con discapacidades físicas, supondrá una revolución en el mundo de la automoción, pero también dentro del marketing digital.

Funciona a través de algoritmos basados en inteligencia artificial. A través de una luz infrarroja, inocua para la córnea, que se apunta a los ojos del usuario, sigue el movimiento de su mirada y los transforma en movimientos sobre la pantalla. Una tecnología que el fundador de Irisbond, Eduardo Jáuregui, califica de un valor incalculable para personas tetrapléjicas o con esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Una aplicación revolucionaria que supone un apoyo incalculable a los nuevos modelos de vehículos autónomos a la hora de mejorar la experiencia de usuario.

El mercado global de eye-tracking se valoró en 287 millones de dólares en 2018 y se espera que crezca un 27,4% anual hasta 2025, según explica un comunicado de la compañía. Sin embargo, lo más interesante de esta tecnología es que las aplicaciones de esta herramienta son infinitas y totalmente personalizables. Por lo que no sólo es aplicable al mundo de la automoción, sino que también puede ser utilizada en otros grandes sectores como el del marketing digital, la robótica, la medicina o el sector de los videojuegos, entre muchos otros.

Eye-tracking en Marketing Digital

La unión de estos dos sectores se encuentran en el “neuromarketing”, ciencia que estudia el comportamiento, decisiones y consumo de los clientes ante diferentes productos, servicios y/o marcas. En el marketing digital, el eye-tracking ya se utiliza para analizar dónde el usuario fija su mirada sobre la pantalla del dispositivo cuando quiere comprar. De este modo, se consiguen elaborar estudios de comportamiento de consumo muy completos.

Las empresas han aprendido que no solo es importante basarse en estadísticas de consumo, sino que también lo es, y mucho, aprender sobre cómo se comporta el cerebro del consumidor en un proceso de compra. Esta ciencia se centra en tres objetivos claves: la emoción, la atención y la memoria.

Podemos afirmar que en un futuro muy próximo esta tecnología irá mucho más allá en el entorno del marketing digital. Gracias a ella, el usuario se comunicará de una forma “más natural” y efectiva con sus dispositivos. No obstante, ya podemos ver algunos avances de esta herramienta en el reconocimiento facial que algunos móviles, entre otros dispositivos ,ya incorporan en su funcionamiento.

El eye-tracking sigue avanzando a pasos agigantados, y es el claro ejemplo de como ciertos avances pensados inicialmente para favorecer o ayudar a sectores minoritarios como las personas con discapacidad, se terminan convirtiendo en herramientas útiles para todos los usuarios.