La importancia de la limpieza para la imagen de centros comerciales

empresas de limpieza para centros comerciales
Comparte este artículo:

Como en cualquier otro establecimiento, la imagen que los clientes se llevan de un centro comercial es esencial.

Cristales sin marcas, suelos brillantes, aseos limpios, escaleras mecánicas en perfecto estado… Cada zona del centro comercial debe estar impoluta para conseguir que la imagen de marca se mantenga y la afluencia de público no disminuya.

Para ello, la mayoría de centros comerciales contratan servicios de limpieza y mantenimiento que les ayudan a mantener los espacios limpios y desinfectados respetando la normativa y la seguridad de clientes y trabajadores, y a programar correctamente los horarios de limpieza para no interrumpir la actividad ni molestar a los visitantes.

La limpieza de centros comerciales requiere de equipamiento, procedimientos y productos adaptados a las características de estas grandes superficies. Es muy importante diferenciar los espacios para saber qué necesita cada uno de ellos:

  • Zona externa. En cuanto llegamos a una superficie comercial, lo primero que vemos son las áreas de los jardines y los aparcamientos. Esta zona, como cualquier otra, debe presentar un aspecto atractivo que invite a los clientes a continuar su paseo hacia el interior. Los cristales de la fachada tienen que estar limpios, las papeleras deben vaciarse con frecuencia, los jardines deben estar bien cuidados, y los suelos no deben tener restos de papeles u otros materiales.
  • Zona de entrada, pasillos, ascensores y escaleras. Además de barrer y fregar los suelos, es muy importante mantener en las mejores condiciones los escaparates de las tiendas y vigilar que los elementos de iluminación funcionen correctamente. Periódicamente, también hay que realizar una limpieza de paredes con sistemas de elevación que lo permitan y abrillantar los suelos para devolverles el buen aspecto tras la constante afluencia de público.
  • Aseos. Cada día, los baños son utilizados por una gran cantidad de público. Por este motivo, deben establecerse varios turnos de limpieza que se ocupen de estos espacios. Deben vaciarse los contenedores higiénicos y papeleras, barrer y fregar suelos con productos desinfectantes y desinfectar inodoros, lavabos y el resto de elementos (espejos, pomos de puertas, etc.). Hay que reponer el papel higiénico con frecuencia y rellenar los dosificadores de jabón, además de revisar que los secamanos funcionan correctamente.
  • Locales de tiendas y supermercados. Las empresas de limpieza se encargan de limpiar cristales interiores, espejos, expositores, probadores, mostradores, suelos, moquetas, mobiliario… Las manchas en suelos o cristales deben eliminarse lo antes posible para evitar una imagen de escaso mantenimiento.
  • Almacenes. Las zonas de almacenamiento y descarga también deben ser barridas y fregadas. Cada cierto tiempo, es recomendable limpiar las estanterías y cámaras frigoríficas con equipamiento adecuado.

Como vemos, los diferentes espacios de los centros comerciales tienen necesidades y un nivel de afluencia distintos que debe tenerse en cuenta para adaptar las tareas en función de la cantidad de visitantes. Así, se asegura el mejor nivel de limpieza.

Comparte este artículo:

Dejar respuesta