Check Point alarma sobre una posible “ciberguerra” en 2020

Check Point alarma sobre una posible ciberguerra fría en 2020

El fabricante de soluciones de ciberseguridad Check Point ha alarmado sobre una posible ciberguerra fría entre países en 2020, a la vista de la actual tensión internacional en el mundo digital. Como resultado, los ciberataques contra gobiernos, infraestructuras y grandes corporaciones crecerán a lo largo del año que viene, según un informe de la compañía sobre la ciberseguridad en 2020.

El estudio de Check Point ha especificado los principales incidentes y avances técnicos que sucederán próximamente, los cuales acaecerán sobre la sociedad y las empresas. Sin embargo, la compañía también ha ofrecido una serie de soluciones que podrían ayudar a los gobiernos y las organizaciones privadas a prevenir que los incidentes averíen e interrumpan sus servicios.

La hiperconectividad de la sociedad para realizar cualquier tarea supone una flaqueza en la seguridad de las redes. De hecho, el CEO y fundador de Check Point, Gil Shwed, ha explicado que “a medida que la sociedad depende cada vez más de una conectividad continua e ininterrumpida, los delincuentes y creadores de amenazas a Estados y naciones tienen más oportunidades de influir en los resultados de los acontecimientos políticos, así como de provocar interrupciones y daños masivos que pongan en peligro miles de vidas”.

La declaración tiene fundamentos, ya que los ciberataques son cada vez más frecuentes, por ejemplo al haber sufrido el bloqueo de su servicio ThreatCloud con casi 90.000 millones de intentos de ataque al día durante el año pasado, cifra que supera la cantidad estimada de búsquedas diarias que se realizan en Google, la cual se encuentra entre los 6.000 millones de búsquedas, según los datos de la empresa.

Partiendo de los datos mencionados, Check Point prevé que habrá una nueva guerra fría en el mundo digital, a causa de que las principales potencias occidentales y orientales dividen cada vez más sus tecnologías e inteligencia, evitando cualquier tipo de colaboración entre ellas.

Un claro ejemplo de ello es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, en la que se ha creado una ‘lista negra’ sobre los artículos chinos peligrosos para el país, impidiendo que el fabricante de dispositivos móviles Huawei utilice productos tecnológicos estadounidenses para sus diseños.

Se espera que la ciberguerra fría se realice en forma de ciberataques, en conflictos indirectos entre países más pequeños, los cuales estarán financiados y habilitados por grandes naciones que quieren mejorar su posición y el radio de su influencia en la sociedad, como ha sucedido con las recientes operaciones cibernéticas contra Irán, tras los ataques a las instalaciones petrolíferas de Arabia Saudí.