Ignasi Giralt (Revolut España) explica el error más común de una startup

Ignasi Giralt
Comparte este artículo:

A la hora de comenzar en un nuevo mercado existe una gran variedad de manuales, libros y recursos que aportan los mejores consejos. No obstante, la experiencia de quienes han emprendido o trabajado en una startup exitosa es el conocimiento más valioso.

En este sentido, el Country Manager de Revolut España, Ignasi Giralt, máximo responsable de la fintech en la península, cuenta con una gran experiencia en el campo de las startups, al haber trabajado en entornos innovadores como son Airbnb y Badi.

Dejando a un lado los consejos de validar una idea o estudiar el mercado, Giralt resalta la importancia del trabajo en equipo, ya sea de fundador o de gestión. “Es muy importante, y en especial en la fase inicial, rodearte de las personas que más te puedan aportar, no de las que más confianza te generen“, indica el directivo de Revolut.

“Eso suele pasar muchas veces en las startups, se empiezan proyectos con las personas en las que más confías, pero que no son necesariamente las que más te pueden aportar. Es importante para los que estén empezando un proyecto que vean qué parte de experiencia les falta y que busquen a alguien que les subsane esa falta de experiencia, buscar ese socio que permite tener el engranaje perfecto”, señala.

Cubrir estas necesidades es especialmente importante en la fase inicial de la compañía, pero el patrón se repite en las etapas posteriores. Al principio lo más evidente es darse cuenta de que hace falta un perfil tecnológico, pero luego el reto también se extiende con la monetización y al final lo que realmente hace falta es experiencia en el mercado en el que compite la empresa.

Por ello, las startups deben dejar a un lado el miedo a contratar gente que las complemente y aporte experiencia en todo lo desconocido. “No hay necesariamente que buscar esa primera intuición de confianza, sino de capacidades que es lo que se acaba valorando y que también acaban valorando los inversores al final del día”, aconseja.

El usuario final, el centro de todo

Hablando sobre cuál es la enseñanza más importante que ha aprendido al colaborar con otras compañías emergentes, Giralt destaca que “el aprendizaje en estas startups es muy intenso“. Dentro de la visión como innovador, las compañías deberían centrarse sobre todo en el usuario final.

Su startup se diferencia de las demás en el hecho de que realmente se centran en el usuario final y en cómo ofrecer un servicio que realmente sea útil. “Es muy importante no solo estar en contacto con el usuario, sino también validar esos productos que estás desarrollando para saber que estás aportando valor. La agilidad que tienen estas empresas es clave en la innovación”, destaca.

Las empresas que realmente triunfan son aquellas que son capaces y muy ágiles en validar y ejecutar aquellas ideas en el mercado, no solo tener las hipótesis, sino validarlas de forma muy rápida en el mercado”, remacha. Para estar a la altura, la compañía debe testear que los productos funcionan para confirmar que se está aportando valor al usuario.

Más Noticias

Dejar respuesta